Buen manejo de la oveja y selección

La clave para el aumento reproductivo de las majadas al lograr una importante señalada, comienzan con «el buen manejo de la oveja y selección genética en pro de la mellicera», sostuvo a EL TELEGRAFO el ingeniero agrónomo Daniel Fernández Abella.Las cargas ovinas se manejan según la época del año; «se aflojan las majadas en la pre encarnerada y luego del preparto, efectuándose en esta última etapa, un manejo diferencial para la oveja mellicera».

El establecimiento «Pampa del Pedernal» en Tacuarembó, ganó el premio de la eficiencia reproductiva, porque «sin usar grandes elementos para lograrlo, como puede ser una alta alimentación, manejo hormonal, o cosas raras, tiene un campo natural con algunos mejoramientos, obteniendo este logro solamente a través del manejo y la selección».

Ovejas con genética de alta capacidad de dar mellizos, estén en buenas o malas condiciones «serán siempre mejores que las otras. Entonces, tener un material genético mejor, con mayor eficiencia reproductiva, va a señalar más».

Entre los pasos a seguir, Fernández Abella establece que «se debe identificar la oveja mediante ecografía. Es más difícil observar en el campo si la oveja parió uno o dos, o si es un cordero que le robó a otra en la noche. Puede ser un animal que perdiera los dos por algún problema (accidente o aparición de zorros)».

En cambio en la ecografía, «el animal que está gestando dos es fácilmente identificable, y ese es el que lleva los genes con mayor posibilidad de ser prolífico». Además, «hay que separar los animales mellizos de únicos, e identificarlos bien mediante la utilización de marcas o caravanas».

En el caso de productores que tienen muy bajo porcentaje de mellizos, «tienen que comenzar comprando carneros de origen de cabañas que son melliceras. Es una forma de hacerse de una genética rápidamente».

Hay productores que «le ha llevado 10 o más años hacerse de esa genética, y uno comprando carneros lo hace de la noche a la mañana. Después hay que seleccionar las hijas por aquellas que quedan gestantes de los corderos».

Es más importante en el caso de los animales, «la gestación de dos, que haber nacido mellizos, porque el trabajo sería más lento».

Carneros

En el caso de los carneros, «se debe tener siempre el registro si ese animal es mellizo, pero además es relevante el tamaño testicular. Carneros con testículo más grande, tienden a dar hijos mellizos», explicó el profesional.

En remates, «donde hay dos o tres carneros que son mellizos, vale la pena fijarse en el volumen de los testículos, que está muy relacionado con el porcentaje de hijas que dan mellizos».

Entiende que es mucho más acumulativo «la genética que tienen los animales que vienen de varios años de selección, que haber nacido un cordero mellizo, porque tal vez fue por un problema ambiental y no genético». «Cuando vengo seleccionando y dejando las ovejas melliceras, se chequean al año siguiente y las que no tienen mellizos se retiran del plantel, ya se está fijando más genética en el ambiente».

Están medidos en el país los establecimientos que utilizan esta genética, y «basta solamente conversar con los veterinarios que hacen ecografía para saber cuáles son los predios que tienen más mellizos, cuántos tienen y desde hace cuántos años hacen ecografías».

Alta fertilidad

El profesional sostuvo que ovejas con esta línea de alta fertilidad o alta condición de ser prolífica, a campo natural «van a tener un 20% más de corderos, que las que no tienen esta genética y sin ningún tipo de tratamiento distinto».

Las que están con mellizos, «deben llevarse en bajas cargas al campo natural, una o menos de una por hectárea, y las que tienen un hijo, una o más por hectárea. Solo ese manejo, nada de praderas o mejoramientos», finalizó diciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *