Baranbio acogió el día de la cabra

MARTA PECIÑA/AMURRIO

Más de trescientos ejemplares de cabras azpizuri y sobre todo, azpigorri, fueron los protagonistas ayer en los alrededores de la ermita de Garrastatxu, en Baranbio, de la undécima edición de esta feria monográfica. La cita contó con una asistencia muy importante, aunque la lluvia que cayó a primeras horas de la mañana restó participación a la marcha de montaña, a la que fueron 185 personas.

El txoko Atxurdin de Llodio preparó patatas a la riojana, guisado de ternera y pasteles para una comida popular de 250 comensales. En la sección de compra y venta de cabras, se agruparon 123 ejemplares. Eulalio Aldama las observaba receloso. «A mí me gustan las que no tienen cuernos porque, de lo contrario, se pelean en la cuadra y se pueden hacer daño». Gervasio Rotaetxe, de Orozko, se presentó en la feria con un chivo espectacular, lo mismo que José Ramón Alberdi de Aretxabaleta y Luis Filipe de Luiaondo. Todos ellos coincidieron en que «nos gustan las cabras porque son más ‘vivas’ que las ovejas y no requieren tanta atención».Baranbio acogió el día de la cabra con una muestra de 300 ejemplares

Premios

La sociedad Baralde de Alegría, se llevó al galardón al chivo más pesado, con 102 kilos y Amaia Fernández se hizo con el destinado al ejemplar con los cuernos más largos. Nada menos que 75 centímetros medían los del animal que llevó.

Gervasio Rotaetxe, Iñaki Beraza y Rufino Iruretagoiena lograron, por su parte, los reconocimientos a los mejores ejemplares.

El Correo Digital (Álava) – Álava,Euskadi,Spain 12/06/2007