Avances para la cadena caprina

Con una importante presencia de productores, funcionarios y técnicos, sesionó en Salta, durante 3 días, la XIV Mesa Caprina Nacional, que avanzó sobre los últimos retoques del manual operativo de la Ley 26.141

GERMAN SALOMON
El Tribuno Campo (Salta)

La actividad caprina en nuestro país tiene la posibilidad de recibir un fuerte empuje para su desarrollo, a partir de la reciente sanción de la ley de fomento, que surgió a partir del aporte y la discusión que se llevó adelante en el marco del funcionamiento de la Mesa Caprina que se reúne periódicamente en diferentes provincias argentinas.

La iniciativa legislativa permitió trabajar en todos los aspectos referidos a la cadena productiva y comercial del rodeo caprino, contemplando desde los pequeños productores minifundistas hasta las grandes explotaciones productivas, frigoríficas y textiles.
La reunión de Salta, se realizó en momentos en que es inminente la promulgación por parte del Estado nacional del decreto reglamentario que hará posible la aplicación del articulado de la ley.

Marcelo Pondé, coordinador del programa Caprinos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación (SAGPyA), al referirse a este encuentro explicó que “estuvimos reunidos durante dos días y prácticamente hemos completado el manual operativo, que era el último instrumento que nos quedaba para poder implementar la ley” y aclaró que todavía quedan algunos aspectos puntuales que se debatirán en la próxima reunión de la Mesa Nacional.

El funcionario aclaró que entre las definiciones pendientes se destaca cómo será el software para la presentación de proyectos y algunas cuestiones vinculadas a la tarea administrativa.
La Mesa Caprina Nacional lleva 3 años de funcionamiento y es coordinada por un represente de la SAGPyA, participan productores, técnicos y funcionarios de las provincias y constituye un foro de discusión para las políticas del sector; donde están representados todos los actores de la cadena caprina. “Este mecanismo de trabajo le ha dado una fortaleza nueva a esta actividad”, reflexionó Pondé.

La instancia de la Mesa Caprina que tuvo lugar en Salta, se desarrolló durante los días 6 y 7 de junio, y el viernes 8, los asistentes realizaron una visita a establecimientos caprinos de los Valles Calchaquíes. La segunda jornada de trabajo, coincidió con la realización del 6° Foro de la Industria, organizado por la Unión Industrial Argentina, donde se analizaron diferentes cadenas productivas, entre las que se contó a la actividad caprina. La clausura de este evento contó además, con la presencia del secretario de Agricultura de la Nación, Javier de Urquiza.

Los referentes del sector caprino se manifestaron conformes con el resultado de ambos encuentros y, sobre el particular, Pondé comentó que haber compartido las discusiones con la Unión Industrial Argentina, “es una prueba más del reconocimiento que esta Mesa empieza a tener”.

Manual operativo

Pondé explicó que “el manual operativo que hemos consensuado, permite llevar a la práctica cómo se va a usar la Ley, o sea qué beneficios va a otorgar” y destacó que se hace hincapié en “líneas de créditos, subsidios y beneficiarios”, incluyendo a toda la cadena productiva, desde el pequeño productor minifundista hasta el empresario que debe hacer una inversión en su campo, en un frigorífico o en una industria láctea.
La ley de fomento caprino nacional, contempla la existencia de una unidad ejecutora provincial que podrá decidir sobre los proyectos y/o planes de trabajo. Esta contará con la participación activa y mayoritaria de los representantes de los beneficiarios, tanto en la planificación como en la ejecución de las acciones.

“Esta organización es lo más novedoso que tiene la ley, junto a la posibilidad de definir la política del sector en cada jurisdicción”, aseguró Pondé y agregó que “lo que logramos es que cada provincia defina el uso del dinero que les ha tocado por la ley, o sea que no será la Nación la que decida sobre los recursos, sino cada una de las provincias”.
Los fondos para llevar a la práctica el articulado de la norma nacional ya están presupuestados y establece que el Poder Ejecutivo obtendrá recursos de partidas especiales para poner en marcha su primer año de ejecución. Posteriormente, para los años subsiguientes tendrá el presupuesto normal de la SAGPyA.

El decreto reglamentario ya está a la firma del presidente de la Nación y, sin mediar contratiempos, podría salir en los próximos días, “con lo cual la entrada en vigencia de la Ley es inminente”, aseguró el funcionario. El coordinador de caprinos de la SAGPyA, adelantó que una vez que se publique el decreto reglamentario podría producirse el primer desembolso de dinero previsto en la norma (no menos de 10 millones de pesos por año), que permitirá comenzar con las estructuras organizativas, nombrar al coordinador nacional y las provincias podrán formar las unidades ejecutoras y nombrar a sus coordinadores locales. A partir de ese momento se podrán formalizar los instrumentos para terminar de armar la estructura administrativa y cada unidad ejecutora provincial, podrá presentar su programa anual, con el calendario de realizaciones que va a desarrollar y las priorizaciones de gastos.

La próxima Mesa Caprina se va a desarrollar en Catamarca, constituyendo el 15° encuentro en tres años, donde se pretende avanzar en temas de comercialización de carnes y en la formación e integración de productores agropecuarios.

Rodeo caprino

La Ley 26.141 de recuperación, fomento y desarrollo caprino nacional, no tiene plazos ni vencimientos, con lo que se espera llevar a cabo un trabajo de desarrollo del sector sostenido en el tiempo. Pondé explicó que “nosotros entendemos que si el productor minifundista de esta actividad, logra en las cabras su sustento de vida; podría mejorar su rodeo mediante la incorporación de tecnología y métodos de comercialización”. Asimismo, agregó que ese productor “podrá duplicar, triplicar o multiplicar sus ingresos haciendo lo mismo, pero mejor”, con lo que se espera sacarlo de su condición de pobreza. “La idea es trasformar al productor de subsistencia en un productor comercial”, aclaró el funcionario
Al referir se al dinero contemplado en la norma explicó que con los millones por año “se podrá proyectar inversiones, abrir nuevos mercados, incorporar genética o simplemente apoyar la actividad en los casos que haga falta” y comentó que “nadie puede aumentar la oferta de un producto si no se asegura primero la comercialización del mismo”, agregando que “si la demanda empuja, automáticamente aumenta la producción de leche y si de pronto el mercado no puede absorber ese incremento de producción; el productor tendría que tirarla y eso es justamente lo que queremos evitar”, puntualizó.

Para sintetizar la idea aclaró que “apuntamos a un sostenido crecimiento, ordenado, organizado, que permita sobre la base de este trabajo crecer sustentablemente”.

Asignación de fondos

En el encuentro de Salta se acordó el mecanismo para la distribución de los recursos por provincia. Para ello se tomó en cuenta el stock caprino de cada jurisdicción y el número de productores que hay en cada distrito. A partir de estos números se optó por tomar un 50 por ciento de cada una de estas variables; de manera que las provincias que tienen más productores se vieron beneficiadas por un mayor nivel de ayuda económica, pero a su vez las jurisdicciones que tienen pocas cabras y pocos productores (Tucumán, Misiones, Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires, etc.), que recibirían un aporte menor, obtendrán un agregado de 0.000 más, para que se cumplan los objetivos generales de la norma. “Es una organización muy solidaria que busca realmente el fomento y el desarrollo de la actividad”, comentaron los presentes al término de las deliberaciones.

Genética

En las discusiones de la Mesa Caprina Nacional celebrada en Salta se destacó que Argentina tiene fundamentalmente razas criollas que han llegado en la época de la colonización y después se han producido algunas importaciones de reproductores de distintas razas, que son los que permitieron aumentar la producción nacional. “Siempre discutimos sobre las ventajas, los inconvenientes y las posibilidades de desarrollar nuestra propia genética”, comentó Pondé y agregó que “sin embargo concluimos que la Argentina tiene un numero de cabras importantes como para poder tener su propia selección y mejoramiento de sus propios animales”.

Cadena caprina

El vocero del sector para dar a conocer las conclusiones del Foro de la Cadena productiva en caprinos, fue el productor Marcelo Lizziero de la Cabaña Piedras Blancas de la provincia de Buenos Aires que, al referirse al tema, explicó que “en las tres actividades que se desarrollan dentro del sector hubo un importante crecimiento en los últimos años” y citó el caso de la lechería que hoy tiene un fuerte posicionamiento a través de los quesos y otros subproductos en los mercados más selectos de Buenos Aires, en las capitales más importantes del país y en zonas turísticas.
Con respecto a las fibras, sostuvo que también se ha visto un desarrollo muy importante y se está trabajando en mejorar la calidad.
Sobre la carne caprina, considerado otro de los pilares de la actividad, aclaró que todos coincidieron en la necesidad de mejorar la cadena comercial de la carne en todo el país y particularmente en el NOA, “ya que hay un nivel de informalidad muy importante y creemos que, en la medida que podamos, desde el resto de la cadena, debemos trabajar en regularizar ese mercado informal” y agregó que esta acción “permitirá mejorar las condiciones del negocio para el productor minifundista”.

Con respecto al modelo que los productores buscan sobre la producción caprina, Lizziero explicó que en los últimos años “en la Argentina aparecieron grandes productores y esto es lo que marca el cambio vivido en el sector”. Explicó que la producción caprina se desarrolló en lugares donde las vacas, “que son el animal rentable por excelencia”, no lo pueden hacer por falta de suelos o alimento, lo que dio lugar al surgimiento de los pequeños productores caprinos; y aclaró que en los últimos 10 o 15 años las grandes empresas comenzaron a incorporarle valor a determinados productos y a abrir nuevos mercados. “Este es el escenario de lo que va a suceder con futuro de esta actividad”, acotó el productor bonaerense, afirmando que “no es posible imaginarse esta actividad sin el minifundista o el productor campesino”.

Lizziero señaló que las grandes explotaciones “son las que van a tirar para adelante la actividad y las que van a necesitar un mejor nivel de organización y una mayor aplicación de tecnología”, haciendo la salvedad que “el pequeño productor caprino será siempre un actor necesario para la cadena”.

Balance positivo

Para el gerente de producción animal del gobierno de Salta, Maximiliano Sandelowsky, el encuentro fue muy positivo por la concurrencia de representantes de 18 provincias y por las definiciones logradas sobre la asignación de partidas.

Sobre este punto aclaró que Salta es una provincia que tiene un significativo numero de cabezas y también una importante cantidad de productores, de los cuales se tuvo en cuenta las condiciones sociales y productivas que dio como resultado el 5º lugar en el orden de asignación de partidas “que nos permitirá fortalecer al sector en toda la cadena”, sostuvo.
Al referirse a la posición de Salta con respecto a la producción caprina, señaló que recientemente se promulgó la ley provincial que adhiere a la ley nacional y en ese ámbito se reconoce formalmente la existencia de la norma nacional, lo que sirve de base para que se formalice la unidad ejecutora de la provincia.

Por otra parte, agregó que los fondos tienen un destino específico en Salta y se destinarán tanto a los productores de leche como a los de carne. Puntualizó que la primera acción será atraer a los productores al seno de la Mesa para tomen conocimiento de todos los beneficios que tienen a disposición.

El Tribuno – Salta,Argentina 24/06/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *