Aumenta el número de cabezas de ovejas Assaf, que se caracterizan por su gran producción de leche. De raza aria y judía

Castilla y León es la principal comunidad autónoma productora de leche y carne de ovino en España. Según los últimos datos (fechados en enero del 2006), en la región hay 3.923 explotaciones ganaderas de leche y otras 902 de carne, haciendo un total de 4.825 granjas de ovejas. En cuanto al número de cabezas, la cifra se sitúa en los 1.770.644 animales y se estima que produzcan una media anual de 289.901 litros.De raza aria y judía

Pero esto no son más que datos. La realidad, en cada una de las explotaciones es diferente. La mayoría son de pequeñas dimensiones y por eso, la granja propiedad de Óscar Gómez, en Zamora, con sus 1.100 cabezas, se podría considerar «de las de la media, tirando a las grandes» en la comunidad.

Las ovejas de Óscar tienen cinco octavos de raza Awassi procedente de Israel y los otros tres octavos restantes proceden de la raza Milchaf, que es natural de Alemania. La mezcla de ambos tipos de oveja se fusionó prácticamente en los laboratorios hace varias decenas de años. Fueron los judíos los que hicieron la mezcla para mejorar ambas especies y conseguir así una única raza que fuera superior. Así nació la raza Assaf, una raza híbrida a la que se ha llegado a partir del cruce entre dos razas puras.

La intención fue contrarrestar determinados factores negativos que presentaban las ovejas Milchaf como, por ejemplo, que tenía una ubre muy descolgada y daba malos rendimientos cárnicos. Entonces buscaron otro animal que se ordeñara mejor con mucha más prolificidad en los partos, en definitiva, como explica Óscar, «que parieran más y mejor». Todas estas características fueron las que se buscaron en la raza Awassi. Y así fue como se consiguió la raza Assaf, que llegó a España hace treinta años y que se ha adaptado bastante bien a provincias como Zamora, en las que ya se ha convertido en la especie de oveja más habitual.

De complexión fuerte y gran cantidad de lana en su cuerpo, las ovejas Assaf pueden sorprender con su físico. Atrás hay que dejar la creencia de que todas las ovejas son blancas y perfectamente pulcras.

En la explotación de Óscar hay incluso lechones totalmente negros, con pintas blancas, con pintas oscuras, e incluso con caras rojas. Su dueño lo explica como la herencia genética de sus progenitoras históricas, porque entre las ovejas de la raza israelí había muchas que eran pelirrojas y otras que eran negras.

Poco a poco estos rasgos se están perdiendo porque ya la gran mayoría de las hembras y los machos que este ganadero utiliza para preservar la especie son de melena blanca, con cabeza grande y una ubre considerable.

Las hembras suelen pesar en torno a setenta kilos y los machos unos 120 kilos. Esto hace que sea una raza bastante buena productora de leche y que se haya adaptado bien al medio natural. Sin embargo, en algunos casos, la conformación de las ubres da ciertos problemas para sus ordeños. Suelen entrar muy cargadas y esto obliga al ganadero a estar más pendientes de ellas.

También son conocidas por ser excelentes animales de carne al poseer un cordero con grasa bien distribuida lo que hace que su carne sea menos grasienta, y eso, se nota luego en el paladar.

SONIA ANDRINO

VALLADOLID

Ovejas Assaf, en Zamora. / A. M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *