Curtido Ecológico para pieles de pequeños animales

 

Ver más articulos

Ver productos en venta
Ver noticias sobre cabras , ovejas y quesos

Encuentre lo que busca, pruebe con nuestro buscador.

Google   Web www.capraispana.com 

 

Este trabajo fue presentado por Cabaña Lagunita en el V CONGRESO LATINOAMERICANO DE ECOLOGÍA, San Salvador de Jujuy, Argentina 15 al 19 de octubre del 2001 . Aunque está dirigida para conejos se puede tratar de utilizar esta técnica para cabritos.

Introducción 

Es bien conocido el impacto ecológico que causan las curtiembres, por los afluentes tóxicos que producen como ser ácidos y metales pesados. La bibliografía consultada para obtener un curtido casero (ideal para granjas o pequeños emprendimientos de artesanías) nunca es satisfactoria, por los pobres resultados obtenidos. En el siguiente trabajo se expone una técnica de curtido artesanal y sin necesidad de maquinarias sofisticadas, pero altamente profesional, donde solamente se utilizan como agentes químicos: Shampoo, Sal común, Alumbre, Sales de Cromo (muy poca cantidad), Aceite de guarnición (para cueros y monturas) y Aguaras. 

Visite nuestra amplia oferta de moldes para quesos fresco y maduros

www.capraispana.com

Debe considerarse ecológico Porque no se vierten líquidos contaminantes al ambiente, sino que las soluciones se renuevan periódicamente por el reagregado de las sales, manteniendo así su densidad constante. El método da excelentes resultados en pieles de pequeños animales como ser conejos, chinchillas, nutrias, etc. 

El procedimiento presentado es para curtir lotes de 30 pieles de conejo, que las puede manejar una sola persona en sucesivos turnos de media jornada. Los trabajos consisten en pasar las pieles a sucesivas soluciones curtientes, donde quedan sumergidas por un par de días, a parte de trabajos de lavado, descarnado, sobado de la piel y terminaciones de acabado. 

Materiales y herramientas 

Se necesitan 3 tachos de 100 ltr. cada uno, una pileta de cemento tipo de lavar ropa con una canilla de agua corriente, una mesada con una chapa galvanizada para apoyar las pieles, una espátula, un cuchillo bien filoso, un machete largo, una tijera grande. Ideal sería disponer de una hormigonera nueva, donde las pieles se metan con aserrín para el sobado final. 

Técnica del curtido

 Reverdeo de las pieles: 

Las pieles se reciben secas y para empezar el proceso de curtido, primero hay que darles la humedad necesaria, la humedad natural que tenía la piel del animal vivo. Para esto las pieles secas se sumergen en una solución de agua y que tiene sal común para evitar que se pudran durante el procedimiento. Las pieles quedan sumergidas y absorben el agua hasta que quedan blandas y flexibles. Se prepara una solución de agua con 2,5% de NaCl (sal común) donde las pieles secas y crudas permanecerán sumergidas por 24 Hs. Hay que remover si las pieles son muchas. Lo ideal es un tacho de 100 litros con 80 litros de agua, 2 Kg. de sal. Esta solución cómodamente alcanza para unas 30 pieles. 

Descarnado: 

Con la ayuda de una espátula se despoja a la piel de toda carne y grasa. También puede sacarse en parte con la mano . La carnaza que sale es simplemente el equivalente al matahambre de la vaca. La cuestión es que el cuero debe quedar totalmente limpio para que puedan penetrar las futuras soluciones curtientes. La carnaza puede ser aprovechada en alimentación de chanchos, perros o gatos. 

Lavado y Desengrasado: 

Las pieles se lavan manualmente utilizando 2 cc de Shampoo por piel y abundante agua. Es como lavar el pelo de una persona o de un perro. Cuando haga suficiente espuma, es porque realmente el pelo está limpio y desengrasado. De por si el pelo del conejo es como el del gato “siempre está limpio”, si las jaulas fueron higiénicas. Lo importante es enjuagar bien y con abundante agua, ya que los restos del shampoo pueden intervenir “neutralizando” las futuras soluciones curtientes.

Precurtido al Alumbre: 

La solución curtiente se prepara en tachos de 100 litros que llevan sales de alumbre al 10% y NaCl al 0,4 %. En un tacho de 100 litros se ponen 80 litros de agua con 8 Kgs. de alumbre y 320 grs. de sal común. Lo importante es que esta solución no se tira luego, sino que sirve tal como está para un próximo lote de pieles. Las pieles permanecen totalmente sumergidas durante 5 días, removiéndolas 4 veces diarias. Dicha solución luego, no es luego de su uso derramada, sino que se reutiliza para el próximo lote de pieles. Periódicamente se controla la densidad con el denominado “densímetro” y debe agregarse una cantidad de sales proporcional a la necesaria, según la lectura del densímetro. El densímetro debe “flotar” en la rayita 10 (10 % Boumé). Si flota en el 8, hay que agregarle 2 partes proporciónales de sal y alumbre. 

Curtido Definitivo al Cromo: 

(este paso puede omitirse si no se consigue cromo) Se prepara una solución de alumbre idéntica a la anterior pero con el agregado de sales de cromo, donde las pieles permanecen durante 5 días. Esta solución tampoco se tira, sino que se reutiliza, agregándole las sales en función de su densidad. Cada piel de conejo absorbe 1-1,5 grs. de sales cromo. Las pieles pasan del tacho de alumbre al tacho del alumbre – cromo. Antes de pasarlas hay que escurrirlas bien con la mano, por supuesto que para este procedimiento hay que utilizar guantes impermeables de goma. El cromo es una sustancia tóxica (metal pesado contaminante) que puede penetrar por la piel y acumularse en el cuerpo humano, no pica ni arde, pero por favor usen guantes! Luego de 5 días se sacan las pieles y se enjuagan bien con abundante agua. Antes de esto pueden pasar un día en otro tacho que contenga una solución de agua y solamente cromo a razón de 1 gr por piel. 

Secado y Lubricado: 

Luego de enjuagadas las pieles se escurren bien. Las pieles se secan a la sombra y luego de sobarlas manualmente sobre el filo de un machete clavado en forma invertida (imagen), , se les aplica el denominado “aceite para guarnición” del lado de la carne, luego quedan plegadas por 24 Hs. El aceite se compra en cualquier talabartería y se lo diluye en agua caliente, para aplicarlo con un pincel.

Terminación: 

Las pieles enaceitadas se abren y deben secarse nuevamente a la sombra hasta que estén levemente flexibles. Antes de que se sequen totalmente hay que sobarlas sobre el machete. Luego de un último sobado pasan durante 3 Hs. a una hormigonera con aserrín, que tiene la función de “fulonar”, para lograr el brillo del pelo. Al aserrín se le puede agregar aguaras o solvente. Fuera de la fulonera se sacuden bien para que caiga todo el aserrín. Finalmente se peinan con un peine del tipo metálico aunque no es necesario. Se estaquean claveteándolas con el pelo hacia adentro sobre un tablón. Se utilizan clavos realmente chicos y se empieza por la cabeza, luego abajo y finalmente por los costados. Siempre en forma simétrica y sin hacer demasiada tensión. 

Comentarios finales: 

Si le agrego cromo al curtido la piel quedará impermeable y puede lavarse luego de curtida y usada, cuantas veces quiera. Tampoco se apolilla y es virtualmente inodora para los perros, ni perderá pelo. El curtido solamente al alumbre, es mas delicado y sensible, pero igualmente satisfactorio. Si por el uso excesivo se apelmaza el pelo de las pieles puede usarse talco como reacondicionante, o en un caso extremo, aguaras. Tengo que advertir que el curtido presentado es perfectamente profesional a pesar de ser casero, pero al no tener las maquinarias necesarias, el cuero de los conejos machos que es mas grueso queda francamente como poca flexibilidad. Lo que hace las maquinaria de las grandes curtiembres es “rebajar” la carnaza con una técnica similar a la cortadora de fiambre del almacén.