Actividades ecológicas rentables: Puertas al campo

La falta de iniciativa y de trabajadores resta recorrido al potencial de producción quesera o de agricultura ecológica local

Peñamellera Alta es tierra de quesos y de producciones agrícolas de calidad ecológica. Varias pequeñas iniciativas familiares están demostrando el potencial de una industria agroalimentaria de calidad que, en un concejo pequeño, despoblado y envejecido, choca con la falta de mano de obra e iniciativa.

Alles / Llonín, E. LAGAR
Hay veces que el pez pequeño se come al grande. Explica Amparo Noriega, de la quesería La Campanona de Alles, que una de las ventajas del queso local, el de Peñamellera, es el pequeño tamaño que tienen sus piezas, de unos 250 gramos de peso y unos diez centímetros de diámetro. Este formato convierte a un queso de corta curación en un producto apetecido/manejable para regalar y, por tanto, con una ventaja comparativa frente a otros competidores de expositor, dado el carácter de «souvenir» turístico que han adquirido estas producciones artesanales.

El queso de Peñamellera -elaborado en tres queserías del concejo- goza de buena salud, y Amparo Noriega es de las que opina que la buena demanda que existe aún permitiría abrir «dos o tres queserías más» en Peñamellera Alta. Esta posibilidad reforzaría una industria quesera que también incluye dos productores de cabrales con denominación de origen en Oceño, el único de los tres pueblos de Peñamellera Alta admitidos por el consejo regulador donde sigue esta actividad.

Sin embargo, pese a la opinión de Amparo Noriega, el empuje empresarial es algo que tiene que medirse con cuentagotas en el segundo concejo menos poblado del Oriente (651 habitantes) y con un vecindario muy envejecido. La falta de manos lastra el futuro. Eso es algo que perciben, por ejemplo, Paula Valero y Antonio Rozalén, que desde comienzos de los años noventa del pasado siglo elaboran mermeladas y zumos bajo los criterios de producción ecológica del Copae, el Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Asturias.

Esta pareja, que comercializa sus productos bajo la marca La Casuca de Pastorias, sostiene una empresa con cuatro empleos y cuenta también con cuatro hectáreas de cultivos propios de pequeños frutos, manzana o kiwi, además de la recolección silvestre de frutos como la castaña, con tantas posibilidades como olvidada. En La Casuca de Pastorias elaboran 14 variedades diferentes de productos, y, de todos, quizá el que más perspectivas de venta tiene es el zumo de arándanos, con propiedades terapéuticas en urología. No obstante, no existen muchas posibilidades de incrementar fácilmente la producción de arándanos, porque no cuentan con mano de obra para contratar en la época de recogida. Es más, en un concejo de estas características tampoco tendrían siquiera donde alojarlos. Con esta situación, se limita el crecimiento de un sector productivo que, según Antonio Rozalén, encuentra muy buena acogida para sus productos ecológicos de alta calidad, especialmente fuera de Asturias, donde la imagen de marca que transmite la región tiene su peso positivo ante el comprador.

La actividad de Paula Valero y Antonio Rozalén se extiende también al turismo. Con los alojamientos de La Valleja, en Ruenes, y su actividad como productores ecológicos completan una oferta de ecoagroturismo que trata de introducir a sus huéspedes «en una forma de vida; no sólo se trata de alquilar una casa durante unos días», dice Paula Valero.

Esta forma de enfocar su negocio también les ha permitido acceder a un nuevo mercado no veraniego, mayoritariamente de clientes extranjeros que viajan buscando algo más que un alojamiento: que sus anfitriones cumplan con un estilo de vida respetuoso con el medio ambiente y lleven a cabo actividades económicas de carácter sostenible. El acceso a este tipo de clientela más informada y, en cierta medida, especializada, les ha permitido, de alguna manera, romper la estacionalidad que pueden acusar otros negocios de turismo rural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *