Actividad caprina en San Carlos Minas

Unos 50 productores generan 24 mil litros de leche de cabra por mes. Hoy inauguran nueva planta.

José Hernández
Corresponsalía

San Carlos Minas. La Cooperativa Las Majadas está integrada por 56 socios que poseen 2.500 cabras, que producen en total un promedio de 800 litros diarios de leche. Perciben 80 centavos por litro puesta en el campo, o bien un peso, si la acercan a la recolectora, obteniendo mensualmente entre 400 y mil pesos mensuales. El mejoramiento genético de los planteles caprinos podría hacer triplicar estas cifras.

En ese sentido, la presencia en esta localidad, la semana pasada, de Carlos Debandi, presidente de la Agencia Córdoba Ciencia, fue un aporte más del Programa Caprino de la provincia que se iniciara cuatro años atrás.

Por una parte, el funcionario inspeccionó las nuevas instalaciones habilitadas por el municipio, a cargo de Miriam Cuenca, para la planta recolectora de leche de cabra, que se agrega a las ya implementadas en Salsacate, Chancaní, San Rafael y Deán Funes. Hoy el gobernador José Manuel de la Sota la inaugurará oficialmente.

Por otra, Debandi entregó a la cooperativa dos ejemplares de cabras Saanen por cruza tres cuartos, para un mejoramiento genético gradual de los planteles, adecuado a la topografía y especiales características de la región.

Esta situación ha revertido la ancestral producción de cabras con único destino de carne, plantando una esperanza en el departamento con uno los peores índices de ingresos per cápita provincial.

Leche en polvo. “Una empresa privada ha comenzado en Arroyito la producción de leche de cabra en polvo, es una planta provisoria que se trasladará a Cruz del Eje. Logramos que accedieran a subsidios de Programas Federales de Innovación Productivas (Pfip), hay buenas posibilidades de colocarla en el mercado interno y Brasil”, informó Debandi en diálogo con este diario.

Actualmente, lo acumulado en freezer en las plantas recolectoras(mínimo cinco grados bajo cero) es trasladado a las plantas industriales de Rayo Cortado y San José, agregándose en breve la de Paso Viejo, en construcción. El proceso arroja como resultado leche de cabra en botellas, quesos y dulce de leche.

Debandi agregó: “Se hace necesaria la concientización de los productores en primer lugar, inculcarles que la leche de cabra vale. La necesidad de distribuir la preñez de las cabras, para que no decaiga la producción, es decir, combinar la producción de carne y la láctea, con la calidad necesaria”, evaluó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *