ACTIVIDAD CAPRINA EN RÍO NEGRO

Viedma.- La adhesión a la Ley Nacional Nº 26.141, que instituyó el Régimen para la Recuperación, Fomento y Desarrollo de la Actividad Caprina, impulsaron a través de un proyecto los legisladores de la Alianza Bautista Mendioroz, Carlos Toro y Fabio Solaiman.
La iniciativa promueve que el Ministerio de la Producción de la Provincia de Río Negro sea el organismo encargado de la aplicación de la referida ley nacional.

Refirieron que la Ley Nacional 26.141, sancionada por el Congreso de la Nación el 30 de agosto de 2006 y promulgada el 18 de septiembre del mismo año, tiene por objeto la recuperación, el fomento y el desarrollo de la actividad caprina.
El destino de esa norma es la adecuación y modernización de los sistemas productivos en un marco sostenible en el tiempo, que mediante la incorporación de tecnologías apropiadas aumente la eficiencia y favorezca la conservación de los recursos naturales y que, además, permita el incremento de las fuentes de trabajo y consolide la radicación de la familia en el medio rural, con la ocupación geopolítica del territorio nacional.
El objetivo final de la norma es lograr una producción caprina sustentable con vista al autoconsumo y comercialización nacional o internacional, ya sea de animales en pie, carne, cuero, fibra, leche, semen y embriones, en forma primaria o industrializada y que se realice en cualquier parte del país, favoreciendo el desarrollo de las economías regionales, teniendo en cuenta las particularidades de las mismas.
Recordaron que diversas circunstancias llevaron a una merma tanto del ganado caprino como de las actividades conexas con tal explotación. “Desde hace algunos años el sector atraviesa una profunda crisis y necesita de instrumentos reales y concretos para paliar tal realidad y, en definitiva, revertir esta situación”, mencionaron.
El proyecto es caracterizado por los autores como el fruto de un profundo, extenso y pormenorizado debate llevado a cabo durante las Jornadas Caprinas Nacionales que tuvieron lugar en la provincia de San Luis, entre el 1º y el 3 de julio de 2004; en las cuales se tuvieron en cuenta diversos proyectos presentados tanto en la Cámara de Diputados de la Nación como en el Senado de la Nación.
Además, persigue lograr un impacto social relevante, teniendo en cuenta que en muchas provincias el productor caprino es una pequeña unidad productiva y su actividad constituye el medio de vida de numerosas familias.
Para dar sustento a la finalidad económica, la norma prevé aportes reintegrables y no reintegrables, destinados a capacitación, asistencia técnica, fomento y apoyo al asociativismo, mejoramiento de la infraestructura de producción y transformación de productos primarios derivados de la actividad, integrando de esta forma a todos los actores intervinientes en la cadena de valor.
La cría del ganado caprino, como las diversas actividades que en base a ella se desarrollan, es la principal fuente de ingresos de una gran parte de la población, especialmente de aquellas zonas que cuentan con grandes extensiones semidesérticas.

“Dichas actividades se realizan en forma precaria, casi artesanal, con pocos o casi ningún fundamento científico. Todo lo cual ha llevado a que los fundos que se dedican a la cría de este tipo de ganado obtengan magros o casi nulos beneficios económicos”, señalaron.
Consideraron que el mal manejo de los pastos que en algunos casos se realiza ha impactado profundamente en el medio ambiente tornando los predios en zonas casi desérticas, carentes de pastos aptos para la cría de cualquier tipo de ganado.
“Se pretende revertir esta situación, aprovechando los conocimientos existentes sobre esta actividad y tratando de brindar la asistencia que la cría del ganado caprino requiere”, agregaron
Indicaron también que la poca o nula rentabilidad de la explotación ha impactado de manera desfavorable en la población de las zonas en que la cría del ganado caprino es la única fuente de ingresos y añadieron que “esta situación ha producido y produce un éxodo por parte de la población rural a los centros urbanos, en busca de trabajo; el mismo se percibe especialmente en la gente joven que emigra en busca, no ya de oportunidades de desarrollo, sino de su propia subsistencia”.
26 Abril 2007 – 18:20 (Contacto: A.D.N.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *