Actividad caprina da pasos de animal grande en Coclé

SUSTENTO.Beneficio para familias pobres.

La provincia de Coclé ocupa el tercer lugar en cría de estos animales en el país con 2 mil 150. Los ensayos se hacen en el centro experimental de El Coco en Penonomé y en el experimental de Río Hato.

RAFAEL QUEZADA
COCLÉ, PENONOMÉ
En 2002 Carlos Núñez, oriundo de la comunidad de El Guabal en Penonomé, tenía una cabra, por lo que decidió ingresar a la Asociación de Caprinocultores de Coclé. Su intención era producir leche para el consumo familiar.

Carlos tenía dos buenas razones para arriesgarse a la cría de cabras: convertirse en un productor y utilizar la carne y sus derivados para tratar la osteoporosis, la enfermedad que ataca a su madre de 85 años de edad.

Con tesón logró cumplir sus dos metas, la leche de cabra mantiene aliviada a su madre y ya tiene un rebaño de 25 cabras que rodean su casa. Son cinco años de buenos resultados, comentó Carlos, que se siente satisfecho.

Pero, además de las metas cubiertas, Carlos explicó que el consumo de carne, leche de cabras y ovejas contribuye a enfrentar la desnutrición y el bajo nivel de proteínas. Carlos es el mayor productor de cabras y ovejas en Coclé.

Experiencia en las escuelas

La experiencia de Carlos se trasladó a las escuelas. Aurora Rodríguez, ex presidenta del Club de Padres de Familia del Centro Escolar Básico de Santa Rita en Antón, fue quien recibió el primer programa de cría de estos animales en 2004.

Rodríguez dijo que la cría de cabras y ovejas es una de las alternativas pecuarias más provechosa para las escuelas y exhortó a que se lleve a todas las escuelas de las áreas rurales de la provincia.

El programa que aún se mantiene es autosostenible y ayuda al comedor escolar y a muchos niños de escasos recursos que vienen de lugares distantes, comentó.

Los estudiantes consumen leche de cabra y sus derivados, pero además aprenden a cuidar al animal y pueden llevar el conocimiento a sus hogares.

La escuela ya tiene ocho cabras y aspira a que la cría aumente, sostuvo la madre de familia.

Gestores del proyecto

La preparación de nuevas fórmulas de alimentación y el mejoramiento genético en cabras y ovejas que se ensayan en la provincia de Coclé buscan elevar la producción de estas especies y beneficiarse de ello.

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (Idiap) y el Ministerio de Desarrollo Agropecuario de Coclé en conjunto con nuevos criadores son los responsables del programa de cría de cabras.

El trabajo se inició en 2005 y tiene como base investigativa al centro experimental de El Coco en Penonomé, el experimental de Río Hato y los subcentros de Capira y La Chorrera.

En Coclé la actividad crece, pero tiene mayor incidencia en Penonomé, Antón y Aguadulce.

La Dirección de Estadística y Censo de la Contraloría General de la República de Panamá en 2001 detalló que 82 de las 138 fincas que hay están en estos lugares.

En cuanto al manejo de razas los investigadores utilizan la Pelibuey de origen mexicano y con respecto al ensayo de nuevas fórmulas alimenticias se trabaja con compuestos ricos en proteínas.

Pío Tuñón, técnico del Idiap y director del programa para Coclé y el sector Oeste, dijo que la investigación comenzó con la raza Pelibuey para ver su rentabilidad. Los resultados han sido positivos pues se adapta a espacios reducidos, lo que permite a cualquier persona criar sin problemas en terrenos pequeños o en las casas.

El valor de la cría de Cabra

.PRODUCTO: La carne y la leche pueden ser consumidos por la comunidad.

.EDUCACIÓN: A los estudiantes del área se les enseña cómo manejar un animal de esta clase en sus casas.

.TURISMO: La cría de cabra se puede utilizar para explotar el turismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *