Abundan productores clandestinos de queso

Mariana Nieto López
La elaboración de quesos clandestinos prolifera en Guanajuato.

La Dirección General de Protección Contra Riesgos Sanitarios, tiene registrados a 462 productores de queso, 327 de ellos elaboran queso artesanal.

Pero Octavio Arredondo Cato, director de la dependencia, incapaz de decir una cifra, aseguró que el total de las que operan sin registro supera por mucho este número.

“Decir un número sería mentir, pero (los productores de quesos clandestinos) son muchos más de los establecimientos que tenemos registrados”, dijo el funcionario.

En León hay 27 elaboradores de queso registrados y 12 de ellos lo producen de manera artesanal.

La última intoxicación en grupo de quienes habían comido un queso casero se presentó hace apenas 10 días en el municipio de Villagrán.

En total, la Secretaría de Salud del Estado registró a 113 afectados. Dos mujeres que padecían diabetes y habían consumido el queso perdieron la vida y 27 personas más fueron hospitalizadas por un promedio de cuatro horas.

Octavio Arredondo señaló que los microbios que llegan a contener los quesos de dudosa procedencia, pueden causar gastroenteritis y otras enfermedades diarreicas, que son fáciles de controlar, pero de no darles cuidado pueden provocar una deshidratación que culminaría con la muerte.

“Lo que nos preocupa es que los quesos estén contaminados con estafilococos, salmonela, poliformes fecales, levaduras u hongos, por lo que de detectarlos se toman muestras y se mandan al laboratorio estatal”, declaró Arredondo Cato.

Según el funcionario, la Dirección de Protección Contra Riesgos llega a conocer sobre los productores de quesos artesanales en inspecciones y visitas a los puntos de venta, cuando hay una denuncia o cuando ocurren sucesos como el de Villagrán.

Agregó además que la normatividad para regular los establecimientos y lugares de elaboración de alimentos es tan compleja como la de países de primer mundo y que comer en la calle es parte de la idiosincrasia mexicana.

“Para llegar a la normatividad nos falta un tiempecito, tiene que ver con reglas del personal y del lugar de trabajo, es muy compleja”, reconoció.

Cuando el personal de la dirección encuentra quesos u otros alimentos de dudosa procedencia, proceden a suspender sus actas, elaborar análisis, asegurar los productos o incluso destruirlos y a multar económicamente.

Octavio Arredondo recomendó a la ciudadanía adquirir alimentos en establecimientos serios y a revisar las etiquetas y fechas de caducidad de los productos.

También llamó a los elaboradores a recurrir a la Secretaría de Salud para recibir capacitaciones y tramitar su registro.

Ayer, 30 productores de derivados de lácteos acudieron a una capacitación impartida por la Secretaría en Celaya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *