150 registros sanitarios de queso palmero

Aunque nadie pone en duda la calidad de los productos, la aplicación de nuevas normativas europeas que afectan a las explotaciones dejan sin validez registros que se dieron en su momento, bajo otros requisitos. Algunas granjas no tienen licencia de apertura, lo que impide a sus dueños realizar mejoras que exige la Ley.

V.M., S/C de La Palma

La Asociación Palmera de Agricultores y Ganaderos de la Isla, Aspa, confirmó ayer que la gran mayoría de los registros sanitarios, más de 150, concedidos a los quesos artesanales que se elaboran en pequeñas granjas de La Palma ya no cuentan con la convalidación de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, debido al “continuo y cada vez más estricto cambio normativo desde el punto de vista sanitario para los elaboradores de queso tradicional”.

El presidente de Aspa, Miguel Martín, confirmó ayer a EL DÍA que los registros sanitarios fueron concedidos en su momento bajo unos parámetros legales que han sido drásticamente modificados, ya que Sanidad se acoge ahora a una normativa “totalmente distinta a la que en su día utilizó”, advirtiendo de que “el queso es de gran calidad, se está elaborando en buenas condiciones, pero las normas han cambiado y hay que adaptarse para convalidar los registros, lo que implica también un compromiso de las administraciones implicadas para favorecer los trabajos que los ganaderos deben realizar en sus explotaciones”.

Miguel Martín indicó que ya se ha propuesto a los redactores del Plan Insular de Ordenación Territorial y al presidente del Cabildo la elaboración y puesta en marcha de un plan especial de ordenación de la actividad ganadera en La Palma, además de entender necesario llevar al Parlamento de Canarias una ley que ampare en la Islas la producción artesana de queso y otros productos lácteos a base de leche cruda.

Granjas sin licencia. Para adaptar los registros a las nuevas exigencias comunitarias, los ganaderos deben realizar obras de mejora y reestructuración en sus explotaciones, trabajos que, en muchos casos, no cuentan con la autorización municipal pertinente, ya que un importante número de granjas no disponen ni de licencia de apertura y, por tanto, no están dentro de la legalidad urbanística ni tienen derecho, por ley, a la obtención de permisos para la mejora de sus instalaciones.

Otra de las circunstancias que influye en esta homologación es el control del agua que se utiliza en las explotaciones. En este sentido, los ganaderos entienden que es un control que debe estar bajo la responsabilidad exclusiva del suministrador, en este caso, los ayuntamientos, mientras que Sanidad centra sus controles y, por tanto, sanciones en los propietarios de las granjas.

Salud. El director del Área de Salud en la Isla, Asier Antona, manifestó ayer a esta redacción que “sabemos de las dificultades del sector quesero para adaptar sus productos a la normativa europea y estamos llevando a cabo todos los controles necesarios desde el punto de vista de la salud pública”, entendiendo que “el sector debe hacer un esfuerzo por cumplir con la normativa porque es de obligado cumplimiento y que además permite mejorar la calidad del producto”.

Asier apuntó que “soy consciente de la preocupación de los ganaderos y estoy poniendo todo lo que tenemos para llevar a cabo políticas de mayor coordinación entre el Área de Salud en La Palma y la Consejería de Agricultura del Cabildo insular, aunque siempre teniendo en cuenta que hay unas normativas europeas que son de obligado cumplimiento por lo que el esfuerzo es de todos”, entendiendo que “tenemos que realizar controlar de vigilancia por el bien de la salud pública, pero también colaborar para que todo se pueda cumplir en las explotaciones”.

El Día (Tenerife) – Santa Cruz de Tenerife,Islas Canarias,Spain 14/11/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *